Investigadores del Marañón describen el plazo para adquirir la máxima protección frente a la Covid tras la vacuna

Son necesarios hasta 14 días desde que se completa la pauta de dos dosis

Los investigadores Rafael Correa Rocha y Marjorie Pion, del Laboratorio de Inmuno-regulación del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, han coordinado un estudio para evaluar cuantos días tarda en generarse la memoria inmunológica protectora tras completar la pauta de vacunación de dos dosis con Pfizer/Biontech y Moderna. Con la colaboración de los Servicios de Microbiología y de Salud Laboral del Marañón y el apoyo del Dr. Jordi Ochando, del Instituto de Salud Carlos III, se estudió la respuesta inmunológica a la vacuna en voluntarios del propio hospital, midiendo la respuesta celular a tres, siete y catorce días después de la vacunación.

Este estudio, en el que junto a Rafael Correa y Marjorie Pion también participan Sergio Gil y Diego Carbonell, del Laboratorio de Inmuno-regulación del Hospital Gregorio Marañón, refleja que el nivel máximo de protección con la vacuna de Pfizer-Biontech no se alcanza hasta 7 días después de recibir la segunda dosis. En el caso de la vacuna de Moderna el nivel de respuesta celular generado es superior al producido por la de Pfizer, pero el máximo nivel de protección no se alcanza hasta 14 días después de completar la pauta de vacunación. El trabajo se ha publicado en la revista Frontiers Immunology firmado por estos cuatro investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Gregorio Marañón.

Según el doctor Rafael Correa Rocha “aún desconocemos cual es el valor de respuesta celular a partir del cual un individuo vacunado está completamente protegido de la infección. Pero estos resultados nos empujan a concienciar a la población sobre el hecho de que haber recibido sólo la primera dosis de estas vacunas probablemente no sea suficiente para conferir protección y que, incluso habiendo recibido la segunda dosis, existe una ventana de 1-2 semanas donde el nivel de protección todavía no ha alcanzado su máximo».

«Por ello, hay que seguir extremando las precauciones, sobre todo en las personas recién vacunadas o que no han completado la pauta. Además, no hay que olvidar que estas vacunas disminuyen drásticamente el riesgo de padecer la enfermedad y de desarrollar síntomas graves, salvando muchas vidas. Sin embargo, no garantizan al 100% que no podamos infectarnos y transmitir el virus a otras personas no vacunadas o con mayor riesgo, por lo que la mascarilla y las precauciones habituales siguen siendo la medida más efectiva para evitar la propagación de la enfermedad”, insiste el Dr. Correa Rocha.

Tercera dosis

Una de las líneas de estudio en el ámbito internacional se centra en conocer la evolución de la inmunidad inducida gracias a la vacuna. Es esperable que la intensa respuesta provocada en el momento de la vacunación vaya disminuyendo con el tiempo, pero no se sabe aún si los valores de memoria inmunológica que perduran son suficientes o no para prolongar la protección a largo plazo. Por eso se está estudiando qué nivel de respuesta celular es necesario mantener para conferir una inmunidad protectora y para evitar la propagación de la pandemia.

A la espera de estos estudios, la administración de una tercera dosis aumenta en cualquier caso el nivel de memoria inmunológica y reforzará la protección frente al desarrollo de la COVID-19, especialmente en aquellas personas más vulnerables o más expuestas a la infección.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email