Navarra reforzará el sistema sanitario público renovando a los casi 700 profesionales que integran el contingente COVID-19

  • Salud prevé prorrogar los contratos de profesionales que terminaban el día 31 de este mes, distribuidos en todos los niveles de atención, zonas geográficas y estamentos

Navarra reforzará el sistema sanitario público renovando a todos los profesionales del contingente COVID-19. Salud prevé prorrogar cerca de 700 contratos en todos los niveles de atención, zonas geográficas y estamentos profesionales –con preponderancia de Enfermería- que terminaban el 31 de este mes de enero.

En su mayor parte (un 63%), además se ofrecerán contrataciones de “listas largas”, es decir, de seis meses de duración. Otra parte de ellos están más ligados en cuanto a su extensión más flexible a posibles cambios en necesidades de dispositivos más coyunturales, pero, por el contrario, no se descarta una mayor continuidad estructural de otra parte de puestos contemplados también a lo que es el plan de Primaria que ya ha sido presentado.

La Comunidad Foral toma esta decisión, liderada por el departamento de Salud, pero acordada e impulsada en clave interdepartamental como Gobierno, en un contexto de notables necesidades y exigencia motivadas por la sucesión de olas de la pandemia, pero también como una muestra de su apuesta programática por fortalecer el sistema público de salud.

Este nuevo paso es coherente con una trayectoria de esfuerzo presupuestario y de gestión de personal que se remonta en los dos últimos ejercicios en los que siempre se ha mantenido un contingente COVID-19 que se ha ido redimensionando en función de la evolución de la pandemia y necesidades del sistema sanitario. Actualmente está conformado por 695 profesionales sanitarios y no sanitarios repartidos por diferentes áreas de Salud, niveles asistenciales y estamentos.

A esta cifra se ha llegado después de que, tras la desescalada parcial del final del verano, irrumpiera la llamada sexta ola, algo que motivó nuevas contrataciones a lo largo de este trimestre a las que ahora se dan continuidad. Una onda de gran incidencia e impacto, cuyos efectos se están percibiendo ahora y han tensionado mucho las plantillas (productividad, turnos, vacaciones) y la prestación de servicios tanto de asistencia, como de detección y de vacunación. El contexto estatal de déficit de profesionales es una realidad que afecta a todas las autonomías por lo que es importante retener el personal sanitario al que se trata de garantizar un horizonte de aquí al próximo verano.

Las renovaciones afectan a la práctica totalidad del catálogo de profesionales relacionados directamente con el COVID-19: enfermería, medicina, TCAes, celadores, TEL, TER, administrativos, trabajadores sociales, técnicos de emergencias, educadores sanitarios, entre otros. Se reparten también entre el ámbito hospitalario (HUN, Reina Sofia y García Orcoyen) y Primaria, en la que se incluye también el retén del SUE, además de Salud Pública y Laboral y Salud Mental desde el punto de vista organizativo; mientras que geográficamente también hay una distribución que llega, bien vía hospital bien centro de salud, a las áreas de Pamplona, Tudela y Estella.

La concreción y aterrizaje de esta apuesta estratégica en favor del sistema sanitario público se ultimará en los próximos días trabajando con los actores implicados de cara a su operativización en cada recurso.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email